Lo que nunca se ha explicado de la Acupuntura 8.


¿Por qué para tonificar, en la estimulación de un punto, hay que realizar giros hacia la derecha, y para una dispersión hacia la izquierda?

En occidente cuesta mucho asimilar todo lo proveniente de fuera. Lo consideramos absurdo, incongruente, solo por que nunca lo hemos oído hasta entonces. Y cuando llega de una cultura de hábitos y costumbres diferentes a los nuestros, menos todavía. Por ejemplo la china.
Todo lo nuevo que nos llega de otro país le damos poco crédito.
La tradición china en el apartado de la práctica de la acupuntura, nos habla de las rotaciones que debemos realizar en las agujas.

Si hay que tonificar se realizan seis giros a la derecha, si hay que dispersar nueve giros a la izquierda.
El desplazamiento de la yema del dedo pulgar sobre la yema del dedo índice, en tonificación hacia la derecha, recorre más longitud, que si es en dispersión hacia la izquierda. Por lo tanto para realizar la misma cantidad de rotaciones, en dispersión que en tonoficación, al ser menor el recorrido cuando se realiza en dispersión hacia la izquierda, las rotaciones deben ser mayores, en vez de seis los desplazamientos en rotación para tonificar, son de nueve para dispersar.

Cuando cogemos un objeto situado delante, con la intención de acercarlo, solo tenemos que observar la rotación de nuestros dedos, muñeca y antebrazo, para darnos cuenta que siempre giramos a la derecha.
Cuando cogemos un objeto cerca de nosotros, con la intención de alejarlo, la rotación la realizamos hacia la izquierda.

El porcentaje de diestros es muy superior a la de zurdos. Cuando se fabrican tornillos, la rosca está diseñada en disposición para favorecer a la mayoría.
Cuando cogemos un tornillo para introducirlo en una madera, tenemos que atornillar girando siempre en sentido de las agujas del reloj, o sea giramos a la derecha. Si queremos sacar ese mismo tornillo, desatornillar, giramos en contra de las agujas del reloj, o sea giramos hacia la izquierda.

Cuando nuestro cerebro envía una orden a una cadena muscular para atornillar, lleva implícito el movimiento de giro hacia la derecha, empleando los músculos más idóneos para su realización. En este caso intervienen la masas musculares de la zona externa de los antebrazos, relacionadas con alejar, ya que apretamos hacia fuera de nosotros, o sea son de tipo yang.
Para compensar los esfuerzos realizados, al tener que efectuar la acción opuesta, se emplean los músculos opuestos que anteriormente no empleamos. O sea los de acercar, de tipo yin, situados en la parte interna de los antebrazos.
Si precisamos descontraer un músculo, por descontado tiene que pertenecer a una una cadena muscular, canal de acupuntura. La contractura de un músculo está relacionada con esfuerzos repetitivos. El tratamiento con agujas a emplear para su recuperación, debe relacionarse con movimientos de rotación hacia la izquierda, ya que la contracción en la musculatura fue producida por rotación hacia la derecha, y para la distensión se tiene que emplear la operación opuesta.
El tratamiento tiene que estar relacionado con el nervio que envió la orden de contracción a los músculos implicados, pertenecientes a una cadena muscular concreta.
Al introducir la aguja en los músculos afectados por contractura, hay que alcanzar la profundidad media de la masa muscular .
Cuando se llega a un punto de dureza más acusada, dejamos la aguja y la acompañamos con rotación a la izquierda. Cuando el mensaje llega al cerebro por medio de nervio aferente, lo interpreta como necesidad de distensión y de relajación. A continuación envía por medio del nervio eferente, el mensaje a la corteza de la glándula suprarrenal de segregar cortisona.

En una cadena muscular sin tono, porque sus músculos no los hemos trabajado durante mucho tiempo, y queremos realizar movimientos en los que se encuentra implicada, actuaremos con un tratamiento en tonoficación. Estimulamos con las agujas los puntos de acupuntura adecuados, dentro del canal al que pertenecen esas masas musculares, con rotación hacia la derecha.
Cuando el mensaje llega al cerebro, lo interpreta como necesidad de contracción y envía la orden a la médula de la glándula suprarrenal de secretar adrenalina.

Acerca de Joaquín Antonio del Cerro Gabarró

Profesor de Acupuntura. Profesor de Terapias Naturales del Colegio de Enfermería de Alicante. Profesor de acupuntura y auriculoterapia del Colegio de Enfermería de Palma de Mallorca (IB). Socio de honor de ADEATA (Asociación de enfermería de Alicante en terapias alternativas).
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lo que nunca se ha explicado de la Acupuntura 8.

  1. sofia mtz dijo:

    eso lo entiendo perfectamente, gracias por la informacion, lo que no me queda claro es porque con respecto a los puntos para tonificar o dispersar los organos es distinto el ciclo? o sea para dispersar se basa uno en el reino mutante a la derecha y para tonificar en el reino mutante de la izquierda?

    Me gusta

  2. Alberto dijo:

    Gracias !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s